Algunos Conceptos Básicos
La Andanada Privatizadora
Los Recursos Naturales y su Importancia Geopolítica
Envíenos un e-mail a: fundalconsultapopular@fibertel.com.ar

Fuera el agua de la OMC

SALVEMOS AL AGUA DE LA OMC Y LOS ACUERDOS DE LIBRE COMERCIO

El presente proyecto de declaración es un primer borrador de trabajo para ser enriquecido con el aporte de todos los movimientos y organizaciones comprometidas con la defensa de los derechos humanos, la justicia social y la vida.

SALVEMOS AL AGUA DE LA OMC Y LOS ACUERDOS DE LIBRE COMERCIO

1) El agua ya está parcialmente incluida como mercancía en los acuerdos de libre comercio en vigencia. En el Clasificador Arancelario Armonizado de los EE.UU. encontramos el agua bajo las siguientes partidas 2201 (aguas naturales o minerales; hielo y nieve), 2501 (agua de mar) y 2851 (agua destilada). “Cuando el agua es comercializada es un bien, todas las provisiones de los tratados comerciales de bienes aplican” declaran los negociadores del libre comercio mientras preparan millonarios proyectos para la exportación de agua cruda y glaciares.
2) El agua como servicio de agua potable y saneamiento básico también se encuentra en el Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios de la OMC (AGCS) y en los capítulos de servicios de los TLCs. La mayoría de los países aun no han comprometido los servicios medioambientales en la OMC, pero también existen países como Ecuador que ya los han comprometido casi en su totalidad y la Unión Europea está presionando para que mas de 80 países incluyan estos servicios bajo las reglas del AGCS.
3) El agua no sólo está involucrada en los servicios ambientales sino también en los servicios de turismo, de distribución comercial al por mayor y menor, de transporte por agua y tubería, y en “otros servicios” donde se encuentra la generación hidroeléctrica. Muchos de estos servicios ya están comprometidos por diferentes países en la OMC y están amarrados en diversos TLCs regionales y bilaterales.
4) La situación del agua es mucho peor en los capítulos de inversiones de los TLCs y en los más de 2.000 Tratados Bilaterales de protección a las Inversiones extranjeras que existen en el mundo. La definición de inversión de los BITs es bastante amplia y abarca los derechos de agua, concesiones, licencias, autorizaciones contratos, y permisos otorgados a una persona o empresa extranjera para fines mineros, turísticos, petroleros, hidroeléctricos, de transporte pluvial para servicios de agua potable, medio ambientales, agricultura, pesca y otros.
5) Al amparo de estos Tratados Bilaterales de Inversiones Argentina está sufriendo 6 demandas por 6.000 millones de dólares de las transnacionales del Agua encabezadas por la Suez y Vivendi. Bolivia tiene 2 procesos en curso en el CIADI (Centro Internacional para el Arreglo de Diferencias relativas a las Inversiones) dependiente del Banco Mundial. Y hay varias amenazas de arbitrajes internacionales en otros países.
6) La desdolarización de tarifas de agua potable en países en los cuáles la población no gana en dólares es utilizada como justificativo por las transnacionales para demandar a los Estados al amparo de estos BITs. La capacidad de regular y de aplicar una legislación soberana en cada país sobre el sector agua está en permanente peligro de ser demandada por las transnacionales del agua.
7) La OMC y los TLCs promueven un desarrollo agroindustrial que conlleva el acaparamiento de las fuentes de agua por las grandes empresas en desmedro de los pequeños productores y las comunidades campesinas indígenas. La “Visión Mundial del Agua” aprobada en el Segundo Foro Mundial del Agua del año 2.000 promueve el uso de semillas genéticamente modificadas que consuman menos agua. Estas semillas estarán patentadas y sujetas a las reglas de Propiedad Intelectual de la OMC y los TLCs.
8) La aplicación de las reglas del libre comercio a nivel de acceso a mercados, servicios, inversiones, agricultura y propiedad intelectual produce la mercantilización del agua y la privatización de este recurso esencial para la existencia de todos los seres vivos y del planeta mismo. El acceso al agua estará cada vez mas limitado por la capacidad de pago de la población. Los principales afectados serán los pobres, las mujeres, los pueblos indígenas y las futuras generaciones. Decenas de siglos de diversidad cultural en la gestión del agua serán sustituidos por un solo modelo mercantil y privatista.
9) El planeta “azul” está en peligro. Sólo la mas amplia información, organización y movilización puede detener la aplicación de estas reglas de libre comercio y retirar al agua de estos acuerdos que anteponen el negocio y el lucro a la vida y la solidaridad humana. Hasta ahora gracias a las movilizaciones en diferentes países del mundo se han logrado importantes avances en la lucha contra la privatización que debemos profundizar y fortalecer con una amplia campaña mundial para salvar el agua de los acuerdos de libre comercio y los tratados de protección a las inversiones.
10) No hay una única receta para salvar al agua de los acuerdos de libre comercio. En todos los terrenos que van desde las Naciones Unidas, la OMC, los TLCs, los BITs, las reformas Constitucionales, las leyes y los contratos debemos velar porque el agua no sea convertida en una mercancía ni en un servicio gestionado bajo la lógica del lucro.
11) En la OMC hay que evitar que las negociaciones y compromisos sobre servicios medio ambientales y de agua potable avancen y se profundicen. Es necesario que se excluya el agua de todos los acuerdos y reglas de la OMC estableciéndose el derecho soberano de cada país a regular los recursos hídricos en todos sus usos para garantizar el acceso al agua para toda la población y la naturaleza. El descarrilamiento de la OMC será un pasó fundamental en el camino por liberar al agua de las ataduras del comercio y el lucro privado.
12) Es fundamental detener la proliferación de Tratados de Libre Comercio con la movilización y unidad nacional, regional, continental e internacional. Los gobiernos no pueden negociar con el agua como si fuera una mercancía. A través de los parlamentos, referéndums o Asambleas Constituyentes es necesario aprobar leyes o reformas constitucionales que prohíban a los gobiernos la introducción del agua en sus diferentes usos en negociaciones de tipo comercial. Allí donde ya están en vigencia TLCs, sino se puede aún anularlos, es necesario renegociar la exclusión del agua de los distintos capítulos del acuerdo comercial.
13) En relación a los BITs es fundamental acabar con este cheque en blanco a favor de las transnacionales. En las renegociaciones periódicas de los mismos hay que plantear su revocatoria o en su defecto la rediscusión de los mismos limitando la definición de inversiones, evitando figuras como las de expropiación indirecta, sometiendo a los inversionistas extranjeros a la justicia nacional y estableciendo expresamente que el agua en todos sus usos está fuera del alcance dicho tratado. De igual forma, es necesario evitar, modificar o revertir los contratos con empresas extranjeras que imponen la privatización y mercantilización de este recurso.
14) Es inadmisible que el Banco Mundial y los Bancos de Desarrollo Regional (Interamericano, Africano, Asiático, etc.) otorguen créditos, donaciones o renegocien la deuda externa de los países con la condición de que se privaticen los servicios de agua potable, riego o energía hidroeléctrica. La “capitalización” o la “asociación público privada” son diferentes formas de privatización.
15) Proponemos la aprobación de una Convención Internacional del Agua que tenga carácter vinculante para los Estados y que este por encima de los acuerdos comerciales para garantizar el acceso al agua como derecho humano, proteger a este recurso de la privatización y mercantilización, y asegurar el presupuesto para financiar las inversiones crecientes en el sector agua a través de la reducción de los presupuestos para la guerra y el armamento de todos los países y principalmente de las grandes potencias militares. Sólo así se logrará avanzar en el cumplimiento de las metas del milenio en relación al agua.

¡Fuera el agua de la OMC y los acuerdos de libre comercio!
¡Alto a los BITs y a los arbitrajes internacionales al servicios de las transnacionales!
¡Basta de condicionamientos del Banco Mundial y la Banca Multilateral para la privatización y mercantilización del agua!
¡Financiemos las inversiones en el agua con la reducción de los presupuestos para la guerra!

¡DEFENDAMOS EL AGUA COMO DERECHO HUMANO!

Descargue el Tema de la Campaña Nacional. Haga Clic aquí
Link relacionados con la Consulta Popular
Sitio Institucional de la Fundación Oscar Alende
Resumen y Novedades de la Consulta Popular